.

.
.

domingo, 24 de abril de 2016

Alberto Flores Galindo : MARIÁTEGUI Y LOS INDIGENISTAS

.





MARIÁTEGUI Y LOS INDIGENISTAS (*)





Por : Alberto Flores Galindo




 EN 1921, MIENTRAS EN LIMA se festejaba el centenario de la independencia , en evidente contraposición, los campesinos de la localidad de Tocroyoc ubicada en las alturas de Espinar (Cusco),se sublevaron a los gritos de ¡Abajo el gamonalismo! y ¡Viva el Tawantinsuyo! No se trató de una sublevación más o de un motín rural aislado; fue en realidad parte de un conjunto de acontencimientos similares que entre 1920 y 1928 convulsionaron a los Andes del sur, desde Ayacucho hasta Puno, llegando incluso hasta las alturas de Cailloma y al departamento de Tacna (M.Burga).
Al enfrentamiento clásico entre comunidades y haciendas se añadió, en esa ocasión, los levantamientos protagonizados por los colonos al interior de las mismas haciendas como en Lauramarca o en otros latifundios próximos a Sicuani.Muchos gamonales se vieron obligados a abandonar sus propiedades e incluso sintieron el imperativo de organizar una especie de liga de autodefensa para exigir la represión al movimiento campesino.
Para comprender a esta gran sublevación es necesario tener en cuenta la crisis que por entonces afecta a toda la región sur como consecuencia de la caída de las exportaciones lanares, al terminar la Primera Guerra Mundial.También hace falta recordar que en los años anteriores se habían agudizado las viejas tensiones entre los terratenientes y los campesinos, como corolario de la expansión de haciendas.Pero estas anotaciones serían insuficientes si no se indica el poderoso renacer cultural indígena que precede a los acontecimientos y que se expresa en un viejo sentimiento mesiánico y milenarista: frente a la República criolla , a la oligarquía y el gamonalismo, los campesinos encuentran un sustento para su rebeldía en el regreso al pasado , a una sociedad que en la memoria histórica colectiva se la piensa como auténticamente andina y justa, es decir, la sociedad incaica : por eso los líderes se sienten sucesores del Inca , no falta la exaltación del Tawantinsuyo y la reaparición de cultos tradicionales.
Este renacer cultural indígena ayuda a entender por qué en la década de 1920 se propala entre los intelectuales del sur una corriente que espera encontrar su inspiración en el mundo andino : nos referimos al indigenismo , en torno al cual se formaron centros culturales, revistas (Boletín Titicaca ,Kuntur ) y agrupaciones (Resurgimiento) en Cusco,Puno ,Arequipa e incluso  en Sicuani, Ayaviri, Azángaro .El indigenismo se irradió a la poesía y la novela, la música y la pintura, los estudios históricos y los ensayos de intepretación social.
José Carlos Mariátegui regresó de Europa precisamente cuando terminaba la gran sublevación .Sin embargo pudo tener noticias de ella a través de los Congresos de la Raza Indígena, mediante el conocimiento de algunos líderes como Ezequiel Urviola y por la estrecha relación que desde entonces tendría con los intelectuales de sur.Así como para Haya y el aprismo fue decisiva la vinculación con la costa norte y la vida intelectual de Trujillo , para el derrotero de Mariátegui resulta imponderable la influencia que recibió de autores indigenistas como Emilio Romero o Luis E. Valcárcel.
Ocurre que Mariátegui regresaba al Perú convencido de la irremediable decadencia de Occidente, patentizada en la absurda carnicería que había sido la Gran Guerra.Con Europa, caían otros mitos : el esplendor del capitalismo , el progreso ,la civilización.
El porvenir de América Latina ya no podía pensarse al remolque  o imitación de Europa, sino que por el contrario , al igual que en Asia, hacía falta  encontrar un camino propio , autónomo y diferente.Desde esta circunstancia Mariátegui no pudo comprender todas las posibilidades que inauguraban para el futuro de la sociedad peruana tanto la sublevación campesina como los intelectuales indigenistas.De aquí nacería otro aspecto original y heterodoxo en el pensamiento mariateguista.
La solución al llamado problema del indio no consitía, para Mariátegui ,sólo en destruir al gamonalismo , porque no se trataba de incorporar al indio en la cultura occidental y en el capitalismo , sino de respetar y defender la tradición cultural andina. que precisamente nos diferenciaba de esa Europa crepuscular y decadente.En la vuelta al Tawantinsuyo no se podía establecer un programa político viable ; pero tampoco había que desechar esas ideas en nombre del socialismo, como lo hicieron algunos intelectuales cusqueños enfrentados con Valcárcel.
A diferencia del capitalismo ,el socialismo que vislumbraba Mariátegui no exigía la destrucción de la vida campesina y por eso era factible plantearse la tarea de confluir el mito socialista con la mentalidad tradicional andina.«No es la civilización , no es el  alfabeto del blanco, lo que levanta el alma del indio.Es el mito, es la idea de la revolución socialista.La esperanza indígena es absolutamente revolucionaria.El mismo mito , la misma idea, son agentes decisivos del despertar de otras viejas razas en colapso: hindúes ,chinos,etc.La historia universal tiende hoy como nunca a regirse por el mismo cuadrante.¿Por qué ha de ser el pueblo incaico, que construyó el más desarrollado y armónico sistema comunista, el único insensible a la emoción mundial? La cosanguinidad del movimiento indigenista con las corrientes revolucionarias mundiales es demasiado evidente para que precise documentarla.Yo he dicho ya que he llegado al entendimiento y valoración justa de los indígena por la vía del socialismo».Esperaba que otros siguieran el camino inverso: que llegaran del indigenismo al socialismo como lo hacía Valcárcel en Tempestad en los Andes.

Mariátegui no tuvo continuadores en su posición con respecto al problema campesino , en la medida en la cual sus concepciones se ubicaban en las antípodas de lo que fue el modelo stalinista de construcción del socialismo,ejecutado literalmente a costa de las masas campesinas.Cuando en el Partido Comunista se buscó extirpar el mariateguismo , se arrasó con estas ideas,y todos los intelectuales que como Valcárcel se habían aproximado del indigenismo al socialismo, se acabaron distanciando del partido porque el internacionalismo extremo (que terminó en subordinación a la Unión Soviética) y el dogmatismo, creó un ambiente intolerable para cualquier pensamiento crítico y mínimamente imaginativo.
.
(*)PUBLICADO EN AMAUTA No.243,LIMA,14 DE FEBRERO DE 1980,P.9


PUNTO Y APARTE


Tayta Ed Bird Feat. José María Aguedas - "Wifala"





Yuin Huzami feat. Maestra Anita García - "Ikaro de amor "





Tawantinsuyuq wayna-sipaskuna - Qheshwa harawi





LOS MONSTRUITOS - La libertad





Andean 808 - "Parallay"





Crónica de mendigos - "Harawi"





Ciro Galvez - Kutisaq - Volveré





Pestaña - La Perra del Hortelano





Ciro Galvez - "QUIEN NOS ESTA MATANDO"





Pestaña - Alcurnia





Diego Palma - Madre Ayahuasca - 2007 Pisaq Peru




Chintatá - El viaje




El Zorro y el Condor




El Zorro y el Condor





.

No hay comentarios: